Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

Poemas de Francisco Muñoz Soler

FRANCISCO MUÑOZ SOLER

 
 
DESNUDOS, ESCARNECIDOS
 

“En el momento de morir
sólo te llevas lo que has dado”
WILLIAM BLAKE

 
Desnudos, escarnecidos
por los egos
traspasan la sombra

huérfanos de compasión
flacos de amor
turbados de indiferencia

vacíos como su interior
raquíticos por codicia.
 
 
 
SE AÚN EL ESTÍMULO
 

“Se aún el estímulo que, extendiéndose
por esta tierra abotargada, la alce.”
JOHN KEATS

 
En este mundo tan sutilmente entumecido
donde las meninges claman copiosos los consumismos
y las materias blancas y grises
acomodadas en parsimonia y languidez desisten
de nutrirse de ricas bellezas que franquean
los canales de aberturas de las sensaciones de deleites,

esos que catalizan deseos y pensamientos
incipientes o plenos de esenciales iniciativas,
esas que nos distingue en el reino animal
de seres simples, diestramente amaestrados.

En esta tierra sistemáticamente adormecida
es necesario el irreverente estímulo
que nos alce del adocenamiento: la poesía.
 
 
 
LA AURORA
 

“La aurora llega y la noche la recibe en su boca
porque allí no hay mañana ni esperanza posible.
FEDERICO GARCÍA LORCA

 
I – AURORA EN LA BAHÍA HUDSON
 
Hay auroras que surgen en las noches más hondas
exhaladas por el detenido tiempo de las tundras
donde el alba descansa en el vientre de las nieves.

Configuran formas y danzas de hálitos de vida,
de espectrales espíritus que retozan en los páramos
como chiquillos cárdenos atravesando chamanes,

acrisola la nebulosa, de la vastedad de la intemperie
guiando con su cotidiana experiencia los silencios
de la oscura claridad del paraíso del crepúsculo.
 
 
II – AURORA EN LA DESEMBOCADURA DEL RÍO HUDSON
 
Hay auroras que surgen en la claridad más terrible
en alba engañada por artificiales luces
enjambres de cemento de teñidos cielos.

Reino de leyes, prisas y cotidianos llantos de angustias
donde los números caminan en silencio
devorando familias en fríos cuencos de cieno.

Hudson que desembocas sin esperanza posible
para los veintiséis mil niños que mueren cada día
acoge la verdadera luz de la espiga.
 
 
 
HALLAR ARDUOS ANTROPÓLOGOS DE EMOCIONES
 

“Me conmueven las menudas sabidurías
que en todo fallecimiento se muere.”
JORGE LUIS BORGES

 
Hallar arduos antropólogos de emociones
de las sensaciones vividas, capaces de rescatar
las diminutas esencias que aún bullen
en insospechadas frecuencias, rozándose con las texturas
de nuestros finitos cuerpos, sumergiéndose
en los interiores laberintos de nuestras entrañas
de avezadas incógnitas, de un dial aún no hallado.

¿En que magnífico mar vierte el río de la vida las sintonías
de conocimientos, afectos y sonoros pensamientos
las imágenes captadas por pretéritos ojos
la mágica energía transmisora de endémica vida?
¿qué magma recibe esas esencias cuando el ser fallece?
Quizás no volverán esas íntimas y esenciales sabidurías
porque los recuerdos están mezclados con los sueños,

y todos llevamos una Alejadría dentro.
 
 
 
SIEMPRE
 
Siempre me ha gustado correr
junto al mar
percibiendo su húmedo aliento
admitiéndolo como protagonista
de un viaje intransferible
donde a cada metro
vencido por mi íntimo esfuerzo
derribase pruebas intangibles,
envuelto en su incorpóreo sonido
siempre me ha gustado correr
absorbiendo el ritmo de su oleaje.
 
 
 
Francisco Muñoz Soler
 
FRANCISCO MUÑOZ  SOLER. Poeta. Nacido en Málaga, España en 1957.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 11/05/2013 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: