Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

Dos poemas de Francisco Larios

Foto: Ernesto G.

FRANCISCO LARIOS

Aracne
cada paso que doy ya estaba andado

en las encrucijadas
se me espera

cada eslabón que tomo
       estaba desde siempre urdido;
cada hora que conozco ya lastraba
                        su máscara en la espalda;
cada explosión su seco eco, cada encuentro su regreso,

cada memoria su vez y su recuerdo
y antes, y después, el recuerdo de su recuerdo
como un tren atravesando los olvidos
de sus olvidos

      cada paciente araña hila su tedio, deshace,
hilvana;

cada paso que doy
                  alguien intuye,
alguien recuerda, alguien olvida
y alguien espera, alguien
que abúlico teje y desteje
y que calladamente
                  me observa.
 
 
cuanto
Dios es más pequeño
que todas las cosas;
el camino
desborda;
la llanura, en cambio,
es hilo
casi transparente; no hay
ceguera mayor
que la luz;
el polvo es viento,
el alma
       escondrijo,
y Dios, el más pequeño
entre todas sus cosas.
Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 29/06/2012 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: