Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

El Cóndor

EDUARDO MESA

El Cóndor llamó ayer, tarde en la noche, para preguntarme el nombre de la mujer de Hatuey, le respondí que la mujer de Hatuey se llama Guarina y hace quinientos años que nadie habla con ella. No pude evitar preguntarle por qué coño me llamaba a esa hora para una pregunta de tal naturaleza. Imperturbable, me respondió que al día siguiente tenía cita en una gestoría para constituir una corporación, gracias a mi respuesta confirmaba el nombre de su nuevo negocio: Guarina Mulas Company.

Es que el Cóndor es mula y un mula profesional es una cosa muy seria y lucrativa, hay que recoger los paquetes, pesarlos y revisarlos de un modo minucioso, poner las respectivas etiquetas, tener la lista de entregas bien ordenada para llamar a los clientes el mismo día que llegas y salir pronto de los encargos, cosa de que sobre el tiempo para el asueto y la visita.

El Cóndor viaja a Cuba cada dos semanas por su oficio de mula, empezó llevando cualquier cosa pero como es tan serio en su trabajo ya tiene clientes fijos, es por eso que ha pensado en formalizar su negocio y forma de lucha. Sí, su forma de lucha, porque aunque usted no lo crea el Cóndor se define como un anticastrista moderado. Aunque quizás conviene precisar que para el Cóndor el adjetivo de moderado no tiene fundamento ideológico, la moderación es – según él- inherente a su personalidad campechana, a su modo de entender las cosas. El Cóndor une a su vocación de negociante al deseo de ayudar y al buen carácter, por eso me extrañé el otro día cuando perdió la paciencia en el aeropuerto y por poco lo arrestan. Todo porque su empresa precisa del ahorro y el mismo se prepara los embalajes de plástico que cubren las maletas, entrando en contradicción con las autoridades aduanales que prefieren los embalajes de una compañía certificada para estos fines. Esa es la única vez que el Cóndor ha perdido la tabla en su desempeño profesional, la única vez que se le ha inflamado la aorta en ese aeropuerto donde ya le conocen.

Aunque creo que al Cóndor le importa tres pepinos la libertad de Cuba, él insiste en que no es así; adopta un tono profesoral y me explica que pretende contribuir a la libertad de Cuba con el mulismo, una nueva estrategia, diferente a las ya conocidas y agotadas. ¿En qué consiste la estrategia del Cóndor? En crear un ejército de mulas al servicio de la libertad, las mulas corroerán las cimientos del terror castro fascista con sus relatos de lo bien que se vive en Hialeah, seducirán a las hijas de los pinchos, propondrán negocios a las autoridades locales, llenarán la isla de celulares y laptops, traficarán con códigos de Comcast y Direct TV para que los isleños puedan ver el programa de Haza sin Haza y las bailarinas de Fernando Hidalgo. Este es el sueño onírico del Cóndor, esto me cuenta mientras Marvelis, su jevita, pesa los paquetes, que ya no caben en el apartamentico rentado de un condominio en Kendall.

Lo cierto es que el Cóndor no es fácil de derrotar y Guarina Mulas Company tiene muchas posibilidades de crecer. Si en vez de contratar a Alan Gross, o a cualquier otro americano rubio y despistado, hubieran contratado a Guarina Mulas Company ya la comunidad judía en Cuba tendría un canal de televisión clandestino vía satélite y no habría nadie preso. Pero al Cóndor la gente no lo acaba de tomar en serio, porque lo ven engominado, con sus tenis de la NBA y sus pullovers de cruces y letras como esos que usan los adolescentes. Lo subestiman porque es un balsero y no saben que la estrategia del mulismo puede ser la antítesis del foquismo, derrota definitiva de la demencia revolucionaria en el continente, tan duradera y contagiosa.

Mientras el Cóndor fundamenta teórica y prácticamente la tesis del mulismo yo apago el teléfono, porque puede llamarme a las dos de la mañana si se le ocurre otra idea; con el lío de cortar la conversación y acostarme, al fin se me olvidó decirle que se acuerde de mis tabacos, esos que me trae de sus excursiones a Pinar del Río cada vez  más frecuentes, donde tiene una amante y ha comprado una casa, para ese día que esperamos todos, en que cambien las cosas.

Anuncios

8 comentarios el “El Cóndor

  1. dovalpage
    26/08/2012

    ¡Qué cómico! No sabía eso de las mulas. Entonces, ¿un grupo de muleros ¿o mulistas) sería… una recua? Todos los días se aprende algo nuevo,
    cariños desde Taos.

    • Aretta
      26/08/2012

      O un arria.

    • Eduardo Mesa
      28/08/2012

      Gracias por el comentario, saludos desde Hialeah.

  2. Pingback: Periódico GuamáGuarina Mulas Company , Periódico Guamá

  3. Oscar Galceran
    26/08/2012

    Te la comiste: no sólo retrataste a un amigo sino que nos regalas una etapa y una nueva cultura en nuestra nación cubana

    • Eduardo Mesa
      28/08/2012

      Gracias Oscarito, las historias del Cóndor dan para una novela. Un abrazo

  4. Elvira de las Casas
    04/09/2012

    Eduardo, espero que te animes a escribir esa novela, el personaje es genial. Me encanta la literatura que trata temas tan serios como éste, con sentido del humor. Felicitaciones.

  5. Eduardo Mesa
    04/09/2012

    Mil gracias Elvira, seguire fastidiando a los amigos con la aventuras del Condor y otros personajes, aunque nada me gustaria mas que refundar a “Hormiguero del Campo” en una Cuba libre. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.

Información

Esta entrada fue publicada el 25/08/2012 por en Crónica.
A %d blogueros les gusta esto: