Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

Poemas de Lleny Díaz

LLENY DÍAZ

 
Habían abortado toda la noche
esas extrañas ciudades.
Coincidencia de mostrarse
en el sudor,
en la agnóstica plenitud
de los instintos.
No pude mentir,
reflejo insipiente
desde el miedo
que pedía juntar las manos.
Con ese extraño brillo
con que nos piensan
Bajaban las sombras,
el filo
y esas extrañas ciudades
de pájaros
anidando en mi ventana.
No pude mentir…


GACELA INCOLORA

Froto mi sombra
contra el siglo.
Podría ocurrirme lentamente,
postularme,
levantarme,
atravesarme
en la semilla
que no hallaron.
Pero voy de mísera
persiguiendo incendios,
alucinando,
prestándome al suelo.
Pólvora en mi oído.
Froto mi cara
Contra la punta
del miedo.
Gacela incolora
por mi línea,
brutal reminiscencia
del gesto de tu mano
a lo Fellini.
Froto mi cuerpo
contra todos los papeles
y hay una falta
de lacrarme a tus abismos
creciendo como ala.
Encogimiento de otra realidad.
Sospecha de tu copa blanda,
estrellándose en Abril
A ras de Dios.
A punta de crepúsculos.
No quiero ser más yo.
Sé que amaría tus cuchillos
y esa manera
de abrirte en las vocales.
Pero solo es el deseo,
esta invisible frotación
contra
aquel humo
que dejaron tus palabras.

JUGAR LAS MISMAS SEMEJANZAS

Fumarme el sonido,
saltar.
Cuchillas en el aire.
Sorna.
Abismo.
Letras abrigándome los ojos.
Columnas,
sombra
inamovible.
Historia que pasa
         dividida en las noticias.
Tarde he llegado
a tus domingos.
Al circo de Dios sobre tu hombro.
Jugar,
como si fuera posible
desistir,
cubrirse los días
con el pez,
desandar el agua
intemporal, 
           torpe.
Jugar,
armar la casa de muñecas,
decir que faltan los abismos.
Decirle a todos,
que nacieron los espejos
en el baño,
que la isla nos toca,
nos pretende,
insobornable,
pretérita.
Muchacha de trapos,
de etérea congruencia.
Tarde llegué a extrañar
esos portales
Tarde llegué
a tragarme
tu deseo de puta,
tu música de fierro,
de voluntad casi terrible.
Tarde llegué
a pensarme sin ti
en este juego de fronteras.
Semejanzas que duelen en la boca.
Seguimos jugando
a nombrarte el esternón,
a padecer  héroes,
a designarnos
huérfanos,
hermanos.
Anuncios

3 comentarios el “Poemas de Lleny Díaz

  1. laperezaediciones
    09/09/2012

    Lleny Díaz posee la virtud de recordarme, con su pluma de muchacha “eternamente congruente”, que el juego de la vida es pura pasión. Eso siempre se deja traslucir en sus versos.

  2. sindo Pacheco
    10/09/2012

    hermosos poemas, Lleny, con un profundo desgarramiento interior. Gracias.

    Sindo

  3. Manuel Vazquez Portal
    14/09/2012

    Alta poesía, Lleny. Vale la pena leerte. Aunque el alma despanzurrada, el verso sosegado. Eso es domeñar el cerril potro de la poesía. Aquí está lo que buscabas. Ya nacieron los espejos. Ahora será la multiplicidad. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.

Información

Esta entrada fue publicada el 09/09/2012 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: