Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

Poemas de Gisela Baranda

GISELA BARANDA

 

Acto I

 

Alguien dijo del escorpión:

dulce bestezuela que anima la embriaguez.

Los visitantes posan su vista

y un estremecimiento los recorre;

es extraña la manera de contagiarse el vértigo.

-En el aguacero

lo mejor es la inmutabilidad de las cornisas.

Y no saben qué decir

de quien zapatea en las aceras

al compás del frío.

Una mujer viste esa nocturnidad

y a la primera campanada simula creer en el telón.

 

Canción de invierno

 

Entra una luz suave cuando cae la nieve,

cuando se tiñe de blanco la desesperanza,

y no queda nada temporal

ni eterno.

Entra por los ojos y la piel

y por el sexo,

por el bostezo que prosigue al insomnio,

al pálpito y al descubrimiento,

entra por la espalda descubierta

y por la mente cerrada a tantos plazos.

Copos blancos, como monedas de un trueque extraño:

te doy, te doy, nada me das….

te cubro, te acuno, canto en tus oídos.

Y un manto leve, dulce, tibio,

para los sentidos y el escalofrío,

para amansar y mitigar,

para los hombros cargados

y la desazón de las manos.

Un manto como una luz que susurra

que acalla la angustia,

como una mano que se posa en el pelo o como mariposa

como una mirada intensa y fuerte, como la seguridad o la certeza,

como la sensación después del susto

o el susto de la primera vez.

Es curioso como cae la nieve,

oyen mis oídos el susurro:

premonición, lazo, manto o atadura.

Y la luz que se avecina, y su tibieza

y las manos que giran al cuerpo

que le abrazan, que se convierten en copos

que caen dulcemente, que se posan en el pelo,

y vuelan.

 

Ingrávidos

por MK

 

De donde proviene el vigor de los hombres

nace también el aleteo de los pájaros,

la fuerza descomunal de las hormigas,

el poderío de los elefantes,

nace la sensatez y la porfía, la entereza

De las sensaciones emerge el pez y la mirada,

el impulso constante y el pensamiento.

Cree el hombre y de la fe surgen el estupor, la perplejidad

De qué está hecha la culpa, de qué oscuro magma

qué actos la alimentan y qué sensaciones

Un hombre transcurre en silencio

sin mirar a atrás, sin bajar la mirada

Nace cada día y muere con la tarde,

en la noche incuba deseos y paciencia

motivos para volver a la vida, para nacer al alba

El paso de ser libres a ingrávidos suele ser doloroso, comienza con una leve idea  de ascensión que desconcierta al cuerpo, legitima las extremidades hasta adquirir conciencia propia cada una de ellas y las desprende de él, con un sonido pequeño y estridente, asustadizo; luego es el pelo que se libera, mechón a mechón, se siente indefenso y se acerca al cuero cabelludo en un mínimo intento de volver a su imperceptible agujero, a su raíz segura y tibia, después mira alrededor y la sensación nueva le imprime un vértigo disoluto, enturbiador, y vuela, celebrando ondas incautas, desplegando su extensión y se aleja; más tarde es la piel, suele dar tirones, quebrarse, rasgarse hasta dejar al descubierto todo lo que somos y se extiende cual manta peculiar, alejada del propio concepto, ignota indumentaria de nada; incluso la osamenta se separa hueso a hueso, exonera a propios y ajenos de cumplir cargos o funciones, de cubrir, proteger, alimentar, generar, y ya todo gira, trivial, intrascendente, empapado de liviandad, irresponsable y seducible,  sin más cometido que surcar un espacio irreal y no ser en sí. Sólo merodear en un tiempo intraducible, sin destino ni concierto. Es grave la levedad, tan desprendida, inconmensurable, pesada y eterna;  creemos ser y no somos más que etéreo ente sin origen ni destino, sin las dulces ataduras del humano sentimiento, sin la convicción de ser necesitados y necesitar de esta certeza, corremos el peligro de bregar en un mar sin límites cuando requerimos asideros para  no naufragar, frágiles criaturas, increíbles en la dureza que confiere la misma fragilidad en sí. Desconfiamos  de las bondades de no pertenecer pues la propia naturaleza requiere de convicciones y lazos, trenzamos escrúpulos y culpas que nos atan y minimizan, que nos hacen hombres y soldados, lívidos peones expectantes de la puesta en escena, en que somos además víctimas del egocentrismo, origen de la evolución y causa del desastre inconmensurable, de la desaparición del ser.

Giselle BarandaFoto tomada del blog Gaspar, El Lugareño http://www.ellugareno.com

Giselle Baranda
Foto tomada del blog Gaspar, El Lugareño http://www.ellugareno.com

Gisela Baranda (Placetas, Santa Clara, Cuba) Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Central de Las Villas, Cuba, asesora literaria, correctora, redactora y editora, escritora y crítico de arte. Vivió varios años en España y actualmente se ha radicado en la ciudad de Miami en los Estados Unidos.  En Cuba su labor en el mundo editorial literario estuvo presente como editora de la revista de los niños Barquito del San Juan; Directora de Publicidad y Relaciones Internacionales de Ediciones Vigía; Miembro del Consejo Editorial de La Revista del Vigía. Editora de Ediciones Vigía; Especialista de Promoción y Divulgación Literaria en el Centro del Libro y la Literatura de la provincia de Matanzas y Asesora Literaria, Sancti Spíritus,Cuba.

Ha publicado: La casa del fabulador, 1990. Antología del poeta Reinaldo García Blanco, selección y prólogo; Al centro del país, 1991. Antología de jóvenes poetas cubanos, selección y prólogo; La canción del agua, 1992. Antología de la poetisa América Bobia, selección y notas. Los paseantes (poesía, 1993); Magenta luz (poesía, 1994), Memoria de las puertas (poesía, 1995); Quiero decir (poesía, 1997), Un pie tras otro (poesía, 1997).
Además, textos suyos están incluidos en Hermanos son, hermanos en lo eterno, 1995 (Antología de poetas catalanes y cubanos); Poetas en Matanzas, 1999, Revista Textura. España, 1999; Revista Biblioteca de México, 1994 y en diversos sitios digitales.

Tiene su propio website Desde mis 35 metros cuadrados (http://www.giselabaranda.com/) donde publica apuntes, crónicas y poesía.
Actualmente prepara un nuevo volumen con su poesía mas reciente escrito en España y los Estados Unidos.

Anuncios

Un comentario el “Poemas de Gisela Baranda

  1. Carlos Roldan
    06/04/2013

    El 6 de abril de 2013 12:04, Revista Conexos

Los comentarios están cerrados.

Información

Esta entrada fue publicada el 06/04/2013 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: