Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

Dos poemas de Alejandro Fonseca

ALEJANDRO FONSECA

 
Argucia del ciudadano
 
Por todas partes deterioro.
No se ha podido traducir la duda.
En medio de canes que negocian
maniáticos, diestros en resistir
regalan avenencia noticiosa.
El hacinamiento no regresa a la claridad
sus corales y epítetos conforman
una resonancia de gallos ingeniosos
que han ido escondiendo madrugadas.
Enmarcados entre la bazofia ciudadana
es persistente el perfume de Ítaca.
Un día cualquiera pudieran azuzar canes
con la argucia del paisano
que ha sabido malversar
en el agujero donde hubo trincheras.
La perspicacia, definiciones de la curia
le tienden murallas a la pereza de los árboles.
Si mueres por aquellos lares
pondrían palmeras en tus manos
 
 
 
Retrato de enfrente
(viajes)
 
Páramo frente al mar
un perro en el fondo nos mira.
El tedio pudiera enloquecer:
geometría de una piedra que no transpira.
Asalariados del azúcar
apellidos entre bestias laboriosas
ahora carecen de algún nombre.
Páramo: callejones que podrían regresarnos
al jigue que se pudre en las ergástulas.
Para escaparse
hay que obedecer dictámenes:
derrumbes y pesquisas
que resisten adjetivos de la miseria.
Cualquier agujero se esconde
en la piel que tuvimos.
Trastornos de la memoria
donde una mano todavía fustiga
pero resguarda reminiscencias:
mago que no pudo trastocar barajas
un rojo convocando paranoia:
el único nombre que ahora penetra
la casa que abandonamos.
Se han ido maniquíes y vidrieras
espejos de un tiempo imaginable.
A los cementerios que no disienten
se le cuelgan flores de la república:
embriaguez para los peores difuntos.
Largamente el animal sigue respirando
Entre el bullicio y las trincheras
cualquier conspiración razonable
 

Alejandro Fonseca (Foto de Ernesto G.)

Alejandro Fonseca
(Foto de Ernesto G.)

Alejandro Fonseca (Holguín, Cuba, 1954). Poeta. Su obra ha sido galardonada en diferentes ocasiones. Ha publicado los libros de poesía: Bajo un cielo tan amplio (Premio de la Ciudad, Holguín, 1986), Testigo de los días (Premio Adelaida del Mármol, 1988), Juegos preferidos (Premio de la Ciudad, Holguín, 1992), Advertencia a Francisco de Quevedo y otros poemas (Madrid, 1998), Anotaciones para un archivo (Ediciones UNION, La Habana, 1999), Ínsula del cosmos (Miami, 2006), La náusea en el espejo (Miami, 2009), De un tiempo deslumbrado, (Miami, 2011) y Golpe en la sombra (Miami, 2014). También su obra se ha conocido a través de revistas y antologías tanto dentro como fuera de su país natal.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 10/01/2015 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: