Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

Mario in the Heaven

JUAN FRANCISCO PULIDO

Ocúpate del alma, dijo el gordo
vendedor de carne…

Joaquín Sabina

 

Me llamo Mario y son las 4:45 AM.
  Y no me importa mucho que sea madrugada y esté despierto. Me llamo Mario y disfruto un cilíndrico cigarrillo de hierba prohibida. Y además leo: EN LAS TINIEBLAS VIENE Y EN LAS TINIEBLAS SE VA; PERO TAMBIÉN EL NOMBRE DE AQUEL QUEDA CUBIERTO EN LAS TINIEBLAS. NO VIO EL SOL NI CONOCIÓ NADA. MÁS REPOSO TIENE EL ABORTIVO QUE ESE HOMBRE. AÚN CUANDO HUBIERA VIVIDO DOS VECES MIL AÑOS, SIN GUSTAR LA FELICIDAD, ¿NO VAN AMBOS AL MISMO LUGAR? TODO EL TRABAJO DEL HOMBRE ES PARA SU BOCA Y, CON TODO, SUS DESEOS NUNCA SE SACIAN. PORQUE ¿QUÉ VENTAJA SOBRE EL NECIO TIENE EL SABIO? (releo) ¿QUÉ VENTAJA SOBRE EL NECIO TIENE EL SABIO? ¿QUÉ VENTAJA LA DEL POBRE QUE SABE COMPORTARSE EN PÚBLICO? EL QUE LOS OJOS VEAN ES PREFERIBLE A QUE EL CORAZÓN DESEE. TAMBIÉN ESTO ES VANIDAD Y ANHELO DE VIENTO. LO QUE ES YA, TIENE NOMBRE, Y SE SABE LO QUE ES EL HOMBRE Y QUE NO PUEDE CONTENDER CON EL QUE ES MÁS FUERTE QUE ÉL. CIERTAMENTE, MUCHAS PALABRAS AUMENTAN LA VANIDAD…
  Mi lectura 3245 del texto termina. Es verdad. La conclusión 3245, idéntica a la conclusión primera. Es verdad, me digo y enciendo otro cigarrillo. Ya no hacen nada. Leves alucinaciones. Algunos elefantes rosados en clásicos ballets o etéreas mujeres multiformes violentando la integridad física que poseo. ¡Oh! La física: siempre fui malo en física. Aprobaba por los pelos, por mis pelos largos tan exhaustivamente hippies, tan dulcemente criticados por el Director de escuela. ¿O es tan dulcemente hippies, tan exhaustivamente criticados por el Director de escuela? (Siempre he tenido problemas al usar los adverbios)… el Director de escuela, el compañero Director de escuela, el señor Teobaldo… Por cierto, el Doctor en Pedagogía, el señor Teobaldo es maricón de oficio con hobby de maestro. ¿Será entonces tan exhaustivamente hippies, tan dulcemente criticados por el cherna de Teobaldo? Inhalo fuerte tratando de gastar el cigarro. Pues bien, aprobaba física porque me fijaba. ¿Quién dice que fraude y mentira son hermanos? El fraude, hermanos, es solidaridad, pura solidaridad. Y la solidaridad se paga. Al menos yo la pagaba produciendo orgasmos en todas las que brindaban sus neuronas sobrecargadas de libros a mi prueba en blanco. Siempre aprobé física por los pelos, por mis pelos largos tan hippies… Sin embargo, no tenía problemas en química. Los grandes consumidores de etanol me decían el químico. Mayito el químico: y me daban ocho pesos por cada botella de alcohol que preparaba. En esa vuelta conocí al Goyo, vago habitual…
  Ya empezaba medicina. Los consejos de Esculapio, Fisiología, Embriología, la batica blanca, los zapatos negros, la madre de los tomates (LA TUYA. FIRMA: EL TOMATE DIGNO). Jenny y las broncas proletarias porque Mario, el del B (ese era yo) se cortara el pelo. No pasó mucho hasta la democracia unipartidista: O el pelo o la carrera. Por supuesto que el pelo. “Está expulsado estudiante Mario Benítez Co de la carrera médica por no reunir los REQUISITOS ÉTICOS PARA CONTINUAR SUS ESTUDIOS. De mostrar inconformidad con esta justa medida puede apelar al Ministerio”, decía el papel amarillento escrito a máquina. Me lo dieron en la misma reunión donde me quitaron el carné de la juventud comunista. (ACLARACIÓN: Me hice de la juventud comunista porque era la única manera de estudiar medicina. No es que nada más estudien medicina los jóvenes comunistas afiliados sino que con mis antecedentes, pésimas notas, ausencia en trabajos voluntarios, pelo largo y nunca, nunca uniformado correctamente: un carné de joven comunista “cegaba con la hoz todas mis excentricidades (a decir de mi jefe de aula) para dejar brillar mi estrella en el rojo de mi pulóver”… ¡ARRIBA los pobres del mundo!…) Prendo otro cigarro. NO apelé al Ministerio. ¿Quién ha visto un ministro defensor de la dignidad de los rockeros peludos? Finito. It’s over. Seguí vendiendo alcohol oyendo Nirvana y cuando faltaba fluido eléctrico me emborrachaba para ennirvanarme bien. Kart Covain era un tipo super. Hice abstinencia sexual el día que se mató.
  Me emborrachaba frecuentemente. Al principio era el Verbo y el papa estaba borracho desde antes del principio. Yo conocí el Verbo en mis lecturas bíblicas. Juan si mal no recuerdo. Juan debía haber halado buena hierba en sus tiempos: si yo tuviera la hierba que tuvo Juan cuando escribió el Apocalipsis ahora sería el tipo más millonario de Cuba. Yo conocí el Verbo mucho después del principio y no me tiró un cabo cuando estaba todo jodido. Yo conocí el Verbo, lo conocí bien, y él se hace el-de-la-vista-gorda con todos mis problemas y que son:

1- Papá borracho empedernidamente. No trabaja. No gana dinero. No mujeres. No se baña. No masturbarse. No erecta. No caga a veces. Papá vive en negativo.
2- Yo, etc. etc. etc. etc.,…
3- Jenny, mi novia (o mi ex, no comprendo bien nuestra situación actual) mi querida novia, pero ella merece un párrafo más adelante.
4- Abuela, abuela que cargó con la casa y entonces la lanzó hacia el espacio y nosotros mientras volábamos decíamos: Abuela ¡qué fuerte eres!, si no fueras abuela te diríamos lesbiana y entonces abuela escupió y empezó a llover y no escampó hasta que la casa cayó y entonces gritó: ¡Viva Franco!, y entonces… no, no, no, me equivoqué de historia. Pero más o menos es eso lo que quiero decir.
5- El Goyo, Gregorio siempre viene a pedirme dinero prestado y yo siempre le presto y nunca lo devuelve y viene de nuevo y le doy y vuelve a venir y se lo vuelvo a dar y no lo devuelve y viene otra vez y a veces lo toma sin pedirlo and come back again… y vendrá por los siglos de los siglos… amén.

Amén, digo y echo mano de otro cigarro. Ya casi ni escucho a los Floyd. Están viejos pero siguen dando en la costura de lo diferente. El espíritu no envejece, pienso y me acuso de cursi. La marihuana no está fuerte pero llevo nueve cigarros (no se hagan más listos para contar los cigarros del cuento que los faltantes me los chupé antes de empezar a escribir). Y Dios debe seguir mirándome desde su trono antiséptico. Ya conté mis problemas y no te inmutas. Si no fueras Dios te invitaría a fajarnos y si ganaba, si yo, 20 años, 175 centímetros, 160 libras, ganaba entonces el mundo sería diferente. Dice Jenny que no entiende muchas cosas sobre religiones, y dice también que te encanta que te adulen y que ella no adula a nadie. Si quieres ser adulado, dice, tienes que resolver el problema de Burundi. Jenny es especial, ¿sabes? Es una de las pocas cosas buenas que me han pasado en tu cabrón mundo. Recuerdo cuando nos conocimos. A veces te envidio. Tú vives en presente eterno, donde todo se repite una y otra vez, donde hay más chances…
  El recuerdo es una mierda pero tú no has experimentado nunca el recuerdo. Recuerdo, sigo, cuando nos conocimos en la fiesta de sus 15. Yo con mis botas rusas militares, mi Lee ceñido al cuerpo y mi pulóver de Guns and Roses: y mis pelos, mis pelos largos tan hippies y ella con el vestido de vuelos rosados acabado de traer, de afuera, tú me entiendes. Después, la Escuela de Medicina, los primeros besos, la primera vez. Leíamos los poemas del Juego de Abalorios en el cuartito de las herramientas, ¿lo ves? Nos es negado ser, mera corriente somos que fluye obedeciendo en todas las figuras y rocé sus pezones con disimulo, sí, porque estábamos desnudos; a Hermann Hesse hay que leerlo desnudo, y le rocé los pezones y al instante se erizaron y nos besamos y nos comimos. Hicimos el amor por primera vez en el cuartito de las herramientas. Si no fueras Dios aseguraría que te masturbaste desaforadamente aquel día. Después vinieron la expulsión, las crisis existenciales y las borracheras y el golpe. Le soné una galleta en una borrachera y no la he visto más. Jenny no entiende muchas cosas sobre religiones y la entiendo. Si no fueras Dios te invitaría a fajarnos y ganaría, lo juro por ti mismo. Demasiada pasión en mis células para no ganarte, para no darte una pila de piñazos patadas y mordidas y dejarte tirado en la basura, lejos de tu cuarto acondicionado alérgico a todo. Y lo que más me jode es que no tengo en quién más creer ni en quién más esperar. Gregorio aconsejó hacer un pacto con el diablo. Pero dice José Antonio Pino Varens, el archiconocido escritor del barrio, que el diablo es Dios con una crisis de fe y le creo. Diablo es igual a Dios con crisis de fe. No puedo creer ni esperar en más nada y no puedo con eso. ¡Coño! Si no fueras Dios.
  Si el Goyo fuera Dios, me recuerda siempre, tendría par de nenas rubias de película con tetas grandes y culo descomunal alrededor suyo, y viajaría en Rolls Royce. Vestiría además de Levi’s, tejanas y camisas a cuadros de mangas largas remangadas hasta los codos. Bebería siempre cerveza y África sería algo así como los Estados Unidos Africanos y en lugar de Rockefeller Center sería el Mandela Center y Hitler sería negro…
  El mulato Gregorio siempre está hablando mierda.
  Quedan pocos cigarros. Miro un poema malísimo onda dadá escrito una noche positiva para el Billings.

Y cuánta razón hay para un olvidado cuando hales la soga
¿No hay luz? Y segura mierda invade los pasillos
El mundo es este: el tiempo es ahora, la vida es aquí
Y Dios es la utopía…
La terrible utopía que invade los espacios vacíos del alma
que escupe y gime como Beatrice
cuando exiliaron a Dante…

Y no hay vida después de la vida
           seguramente
o no tan seguro, tengo dudas…
Dudas las del alma cuando la fe carezca de vaselina
y te dediques a escuchar los Rolling Stones
(Dios es la Idea…)
Y cuánta razón hay para un olvido cuando hales la soga
y yo no esté.

Leo el poema y me insulto por no tener nada mejor que enseñar. Me insulto por lo mal poeta que soy. Pintar, pintar, pinto muy bien. Sobre todo las paredes. ¿Dónde me quedé contigo? Ya: Si no fueras Dios te invitaría a fajarnos… Pero eres Dios y lo eres bien, vaya, te has hecho especialista en eso de ser Dios en el cielo: God in heaven y en la tierra Mario con sus pelos hippies tan largos. Dios, Dios, Dios, Dios y me hago especialista en gritar Gooooool… perdón, me hago especialista en ¡Ay Dios! a cada problema que me cuenten para dejarlo todo en tus delicadas, finas, esotéricas manos para que vean que eres el culpable de las desgracias humanas y entonces mandes al fin el Armagedon y termines con las cinco libras de arroz mensuales. Pienso, entonces…
  Pensar o no pensar y Rodin y Carlos Varela. Dios es el cielo y en la tierra Mario, un personaje sin voluntad propia, víctima de un pseudo escritor con tantas frustraciones como travestis en el mundo. Pero te voy a decir algo escritor de pacotilla, te voy a decir algo. De tanta marihuana que me has dado he logrado algo de voluntad propia y acabo de rebelarme y voy a acabar contigo frustrado de mierda. Eres tú el incomprendido, el que no puede hacer las cosas bien, el que quiere suicidarse. Admítelo y escribe lo que hiciste aquel domingo cuando estabas en el servicio militar ESTUVISTE TODA LA TARDE CON LA AK APUNTÁNDOTE EN LA BOCA Y EL DEDO EN EL GATILLO. Estuviste toda la tarde con la muerte enfrente y no apretaste el gatillo. Pendejo, eres un pendejo. ¿Por qué no describes tu llanto esa tarde? Eres un pendejo P-E-N-D-E-J-O. Reprimido y pendejo mejor te das un tiro y no lo hiciste cuando podías. Y no voy a parar hasta hacerte mierda. Deberías hacer un cuento donde tú mismo seas el protagonista y escribas sobre tus apagones existenciales y sobre tus vacíos afectivos. Fue a ti. Fue a ti a quien expulsaron de la universidad por mantener una actitud manifiestamente contraria al proceso revolucionario. Así decía el papel. Por lo menos no mentiste en eso de amarillento y escrito a máquina. Conmigo se acabó el jueguito, se acabó. Y con los lectores también. ¿Acaso no ven que este pseudo escritor desea timarlos? Ese texto del principio, tomado del Eclesiastés pudo ser cualquier otro texto, tomado hasta del Capital. No jodas más con los lectores. Escribe sobre ti si te da la gana pero no pongas en mis labios tus opiniones, pendejo.
  Me llamo…
  No trates de poner otra cosa que no voy a parar hasta hacerte mierda, no trates de usarme más, no, no voy a decir que me llamo Mario ni que son las tantas de la mañana. Ya tengo voluntad propia, me la diste con la marihuana. Jenny es la que te…
  Me llamo Mario y son las 10:40 AM. Se acabó la marihuana. Me llamo Mario y voy a escribir una carta. Después, un rato después, voy a matarme. Lo he planeado todo…
  Jenny es la que te…
  Me llamo Mario y soy un olvidado de Dios, que sigue en el cielo. Me llamo Mario y estaré dentro de poco con Dios. Me llamo Mario y me suicidaré y entonces Dios no podrá ignorarme, más, nunca más…

 

Mario in the Heaven's Gate y otros cuentos suicidas Premio Vitral, 1999

Mario in the Heaven’s Gate y otros cuentos suicidas
Premio Vitral, 1999

Anuncios

Un comentario el “Mario in the Heaven

  1. Me he quedado alucinado al conocer de manera tardía pero afortunada este escritor ,narrador ,genio,ser ,que de manera tan genial te envuelve en su mundo de una forma tan inevitable que llegas al final de la narración y te quedas con ganas de mas.Felicitaciones a Conexos. org. Por este aporte a mi zona de desconocidos de nuestra cultura cubana.

Los comentarios están cerrados.

Información

Esta entrada fue publicada el 07/03/2015 por en Narrativa.