Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

La locura no lleva comas y Seducción

CARMEN KARIN ALDREY

 
(2)
La locura no lleva comas

 

Estoy siendo perseguida. En donde quiera que me meta ahí está la presencia implacable y lumínica de un closet de lona que se me ocurrió buscar no sé en qué página donde ofrecían descuentos. Yo lo quería color crema o gris oscuro (de treinta y seis pulgadas de ancho para ser más específica) y de pronto mientras navego me salta -y sin que nadie lo solicite- un ejército de closets:
 
sofisticados y discretos
para niños y adultos
azules y amarillos
altos y bajos
con zippers y sin zippers
algunos con banderas
otros con estrellas de la farándula
tanques de guerra y caricaturas
corazones y palmas hawaianas.
 
Esta noche el original se me apareció en sueños y me dijo que a él también lo perseguían. ¡Ayúdame! –gritaba desesperado- ¡Cómprame de una vez!
 
Desperté agitada y me vine directo a la com-puta-dora para averiguar quiénes lo torturaban y por qué se metía en mi cerebro como un veneno transgénico ya fuera dormida o despierta
corriendo o dándome una ducha
(¡ya todos se habían enterado que necesitaba comprar un closet…
desde Walmart hasta los timbiriches del Oriente Medio!)
siempre ahí ahí ahí
reclamando su parcela de atención a veces con música y otras con cursilerías baratas
“aprovéchame estoy en rebaja” “si compras dos el segundo a medio precio” igual que si estuviera en un mercadillo de Fez (“te cambio las mujeres por mi tienda”) y tuviera en mente fundar un harem con tentaciones ancestrales imposibles de menospreciar.
 
Quiera o no quiera
pase lo que pase
me perseguirá hasta que por fin lo compre
aunque deje de maldecirlo y empiece a deleitarme su compañía
como esas cortesanas de la antigua Grecia
que se vendían cantando y mirándote a los ojos.
 
 
 
-II-
Seducción

 

Jacqueline Sassard ha montado en el autobús, se sienta frente a mí con el peso de su cuerpo a la derecha, cruza una pierna, lleva gafas oscuras y adivino que es una estrategia para poder observar a su alrededor sin que se advierta. Ha engordado pero es muchísimo más joven, los labios siguen siendo carnosos y delineados, tan sensuales que todas las miradas se rinden, incluso la de una viejita cascarrabias que apoya sus manos en un bastón psicodélico.
 
Jacqueline Sassard lee un mensaje en su celular, de esos que son planos y sofisticados. Sonríe con picardía. Quizás alguien le ha dicho que la desea y ella juega con la lengua que se asoma como lagarto inquieto. Sí, está satisfecha de la vida, enamorada, aun así no puede evitar entregarse a los demás, y no es vanidad, es certeza de su encanto, ese que la hace mover las cejas como notas en un pentagrama.
 
Jacqueline Sassard se queda mirando fijo a un chico que está sentado a mi lado, no se le ven los ojos pero él sabe que ella lo escruta porque no mueve la cabeza, la tiene clavada sobre los hombros con una rigidez de amazona al acecho, orientada directamente hacia él y empujándolo contra el espaldar sin remordimiento. El chico empieza a moverse en el asiento, sin querer me pisa y pide disculpas algo nervioso.
 
Jacqueline Sassard es implacable y persistente, su cinismo de mil batallas es arrollador. Antes de salir del autobús se baja las gafas y lo mira descaradamente: Have a nice day, baby, le dice. Yo me río por dentro, el chico no contesta, le han cortado la lengua.
 
 

Carmen Karin Aldrey (Foto de Eva M. Vergara)

Carmen Karin Aldrey
(Foto de Eva M. Vergara)

Carmen Karin Aldrey (Preston, Holguín, Cuba, 1950). Ha publicado los poemarios Aceite (Linden Lane Press, 2011) con 19 ilustraciones a color de su obra plástica, Noctibus (Linden Lane Press, 2012), El fuego de la lluvia (I C E, 2013), Soy un dinosaurio (I C E, 2015), Me llamaba Betsabé (I C E, 2015), California (ICE, 2015), Numeria: veinte sentencias apocalípticas (ICE, 2016), el libro testimonio Las siestas de Scherezada (I C E, 2013) y el de Ciencia Ficción Eva desde el Cosmos y otras historias (ICE, 2015). Ha colaborado en diferentes espacios impresos y electrónicos. Sus pinturas han sido expuestas en galerías de Estados Unidos y España. Es fundadora y directora de Imagine Clouds Editions y La Peregrina Magazine.

Anuncios

7 comentarios el “La locura no lleva comas y Seducción

  1. belkisbell
    25/01/2016

    Bellísimo, como todo lo que escribes, querida amiga. Muchas gracias y bendiciones

  2. Ana Cabrera Vivanco
    29/01/2016

    Gracias a ti querida Karín por este formidable trabajo. Eres un alma con raíces de alas.

  3. Ana Cabrera Vivanco
    29/01/2016

    Gracias Karín: Formidable trabajo. Eres un alma que lleva raíces de alas.

  4. Francisco Muñoz Soler
    31/01/2016

    Felicitaciones Karin.

  5. Carlos Barrunto
    03/02/2016

    Un fuerte abrazo hermanita… Eres invencible.

  6. Marta
    04/02/2016

    Precioso. Gracias a Conexos por esa entrega.

  7. revistaconexos
    10/02/2016

    Infinitas gracias a Conexos y a los amigos que han dejado comentarios en esta página. Un fuerte abrazo para todos con todo mi cariño.
    Carmen Karin

    (Mensaje enviado a Conexos por Carmen Karin, con la petición de hacerlo público)

Los comentarios están cerrados.

Información

Esta entrada fue publicada el 23/01/2016 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: