Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

Junio y Zabdi

EDUARD REBOLL

 
Junio
 
Hoy, el silencio será tupido y negro. Y bajo
este sol de jueves, Key Biscayne nos quebrará
el tedio y nuestras sombras al mediodía.
 
(Yo estaré estudiando… para un examen)
 
Y ante una tos sencilla y de alcohol,
tú te arrepentirás de ti misma ante Jehová
por permitirme encoger la cabeza en tu vientre
y dejar que el verbo “ser”, en mi sucia boca,
ladee el lóbulo hermoso de tu ombligo en la arena.
 
Por la tarde, compartiremos el film de August.
Tendidos. Y hablaremos del poema gestual,
que Meryl Streep, traduce frente al cadáver
risueño de su marido y su séquito de mujeres.
 
Desde un vino dulce a medianoche, el Atlántico
volverá a ser el espejo y el motivo conocido
de un encuentro blanco y solitario en nuestro sofá.
 
 
 
Zabdi
 
Llevo dos días sin fumar… la casa
está limpia y ordenada. Mi trabajo
avanza, pero añoro la suciedad vivencial de estos días.
La carne pura. Y el frente a frente. El hedor
de tu camisa. La palabra entre sábanas de hielo.
Aquella mirada de los que se entienden
frente al tenedor y el cuchillo en el plato.
Ávidos de aceite en nuestros dedos. Sin pan.
 
(Bajo el aroma del moscatel,
tu braga escarlata entre mi lengua.)
 
La succión lasciva de tu índice. El pezón
extendido desde mi boca. El zumo a ti.
Mi poemario leído esta madrugada. Tus ojos
sin maquillaje durante la ducha. El yermo
silencio recogido y sentado en mi taza
del váter. Lo intuido la noche anterior. Juntos.
En nuestra cárcel de azúcar donde habitamos.
 

Eduard Reboll (Foto cortesía del autor)

Eduard Reboll
(Foto cortesía del autor)

Eduard Reboll (Barcelona, Catalunya).

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 22/04/2016 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: