Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

¿Erótico o pornográfico? (Parte II)

ENA COLUMBIÉ

 

¿Erótico o pornográfico?
(Un estudio en busca de los lindes literarios. Parte II)

 

La época antigua se circunscribe del IV milenio a. C. al año 476 d. C., cuando aparece la escritura, y corriendo todo el período hasta aproximadamente el año 476, en que sucede la caída del Imperio Romano. En este tiempo histórico existen varias civilizaciones.
  La Civilización Egipcia, la primera de las grandes civilizaciones de la antigüedad nos muestra a Ramsés II, como uno de los faraones más famosos, fundamentalmente por la protección que ofreció al arte; elemento que ayudó mucho en la prosperidad de Egipto. Sobre Ramsés II, se dice que tuvo alrededor de 150 hijos naturales, amén de los concebidos dentro del matrimonio. En su reinado, el incesto, las perversiones y la prostitución eran actividades de todos los días; nada que Ramsés II era un “contento”. La mujer era tratada con desprecio según el historiador Heródoto, que contó en sus testimonios que las mujeres hermosas nunca eran embalsamadas tras su muerte, generalmente se practicaba con ellas la necrofilia. También cuenta que sobre las tumbas de los muertos en combate que habían sido cobardes, se ordenaba grabar un sexo de mujer. Sin embargo, Ramsés II amó profundamente a su esposa real Nefertiti, tanto que le permitió ocupar un lugar activo en la política, le dedicó el segundo templo de Abu Simbel (complejo de dos templos excavados en la roca) y mandó a construir una imagen de la reina del mismo tamaño que la suya; algo poco común en Egipto. En su tumba se encuentran las mejores pinturas conservadas del Valle de las Reinas.
  De la cultura egipcia no sólo son responsables los sacerdotes, escribas o la clase alta, sino también los esclavos que compartían el derecho de aportar su talento. Algunos manuscritos populares escritos tal vez en Tebas o Menfis, alrededor del 1500 a.C., nos dejan admirados por su fuerza erótica:

¿Hay un momento más hermoso?
Estoy contigo
y tú inflamas mi corazón.
Tomarme y acariciarme
cada vez que entras a mi casa
¿no es eso el placer?
Cuando buscas tomar
Mis caderas y mis senos
¡no los dejes!

Magnífico es el día en que nos pasamos apretados.
Los cientos de miles y millones no son nada en comparación.
¡Oh, mi dios, mi amigo!
Que dulce que es sumergirme,
Bañarme delante de ti…
Dejarte ver mi belleza,
En mi túnica de lino real
Cuando está mojada.

¡Ah! ven, ¡mírame!
Tu amor ha penetrado todo mi ser
como la miel sumergida en el agua
como la esencia que penetra las especias
como cuando se mezclan nuestras savias…
… pues el cielo hace ascender su amor
Como asciende la llama en la paja.
Y mi deseo es como un picotazo de un buitre.
Turbada está mi sangre.

(Anónimo a.C.)

El progreso de esta civilización pudo palparse en la estatuaria; muy importantes son sus obeliscos fálicos y un sin fin de otros símbolos arquitectónicos hieráticos y religiosos; la fabricación de tejidos, alfombras, tapices; confección de joyas; las pinturas en bajorrelieve en las paredes de los templos, donde pueden apreciarse decoraciones eróticas referentes a la prostitución en sus tendencias sagrada y venal, así como otras perversiones. También se destaca la escritura, que consistía en figuras de animales, plantas, todo tipo de objetos, partes del cuerpo humano, formas geométricas etc. Estas figuras o caracteres llamados jeroglíficos (ideogramas y pictogramas) evolucionaron luego en la hierática (abreviación de la jeroglífica) y la demótica (género de escritura cursiva). Los jeroglíficos egipcios fueron descifrados después de infinidad de intentos fallidos alrededor del año 1822 por el políglota y especialista en lenguas antiguas Juan Francisco Champollion: Es un sistema complejo, una escritura a la vez enteramente figurada, simbólica y fonética, en un mismo texto, en una misma frase, en una misma palabra (Compendio del sistema jeroglífico, J.C. Champollion 1824). Gracias a este genio, se pudo conocer mucho sobre la civilización egipcia antigua, su desarrollo artístico y literario, en el que se encontraron relatos de aventura, religiosos y eróticos. El Papiro de Turín, es uno de los textos recuperados, y trata sobre el acto sexual; en él se exponen doce posturas para hacer al amor. Es sin dudas un documento explícito pariente cercano del Kama Sutra en el que se revelan bellas escenas eróticas:

Mi fruta está a la par de su boca
es dulce como su gusto.
Mis granos son como sus dientes
y mi forma es plena como la de sus senos.
Sus senos son como dos guirnaldas
ligadas a los brazos.
Soy el mejor árbol del jardín, el granado.
Me mantengo todo el tiempo.
……………………………………….
La dulce, tan dulce en el amor
La dulce, tan dulce en el amor junto al rey
La dulce, tan dulce en el amor junto a los hombres
La primera en el amor junto a las mujeres
Era hija del rey
¡Tan dulce en el amor!

En nuestro tiempo hemos podido apreciar la belleza y sensualidad de la sociedad antigua de Egipto, gracias a los testimonios poéticos principalmente. Esa monumental obra de arte egipcio que ha perdurado mutilada debido al ataque depredador de los censores.
  La Civilización mesopotámica es la segunda más grande de la Antigüedad. Mesopotamia era la comarca de Asia Occidental que se delimitaba entre los ríos Tigres y Eufrates (hoy Irak), y brindó importantes aportes a las artes y otros aspectos de la vida.
  Los sumerios, primeros dominantes de las tierras mesopotámicas, poseyeron una cultura extraordinaria para su tiempo; construyeron canales de riego, encausaron las corrientes de los ríos, crearon leyes y reglas y las primeras bibliotecas determinantes para su civilización y las posteriores. La dominación sumeria se extinguió hacia el 2000 a. C., remplazada por los amoritas y su rey Hamuabi. Más tarde se impusieron los asirios con monarcas como Sargó II y Asurbanipal, reyes sanguinarios y corruptos pero defensores feroces de las artes y las letras. Dentro de las causas de la caída del Imperio asirio, una de ellas tuvo una fuerte influencia: el abandono de los asuntos de estado, debido a una gran afición en el reinado por los placeres y el sexo. Documentos de los historiadores antiguos Heródoto y Tucídides exponen que la prostitución religiosa, es una de las formas más antiguas de meretricio. Suponen que esta práctica se inició en Sumeria, y documentan que las mujeres eran obligadas a acudir al santuario de Militta a practicar sexo con extranjeros para expresar hospitalidad, y el hombre la retribuía con un pago simbólico. Después del descalabro del reinado asirio, los caldeos dominaron Mesopotamia, y Nabucodonosor fue su más sobresaliente soberano, que creó el Imperio Babilónico. Pero este Imperio cayó sin mucha resistencia a los pies del Príncipe Ciro de Persia, y con él, deja de ser Mesopotamia el reinado más importante e influyente del mundo antiguo. De esta civilización quedaron también bajorrelieves con caracteres cuneiformes y bajorrelieves de alabastro que muestran imágenes eróticas, sobre todo algunas de Asurbanipal y su esposa en festines palatinos.
  La civilización China tuvo su desarrollo en la cuenca de los ríos asiáticos: Yan-tse y Hoang-ho. Fue muy hábil en la agricultura y la medicina, y descubrieron entre otras cosas de importancia la pólvora, la brújula y el papel de algodón. Amantes empedernidos de la belleza, tuvieron un enorme desarrollo en las artes, aportando porcelanas, pinturas, objetos de decoración y otros eróticos como: seda, abanicos, joyas… La poesía más importante de la China clásica fue sin dudas el Shijing (Libro de las odas); antología que contenía 305 versos compuestos por cuatro caracteres chinos y escritos alrededor de los siglos X y VII a.C. La poesía fue tan esmerada e importante en esa época, que se consideraba uno de los regalos más valiosos y mostraba también el lado erótico:

En todo el día no nos hemos visto.
Pareciera que ha sido una separación de tres años.

(Recoger las hierbas Ge, Anónimo)

Por su parte la prosa se forma con: I Ching (Libro de las mutaciones), el Shujing (Libro de los documentos), el Liji (Memoria sobre los ritos), y el Chunqiu (Anales de la primavera). A partir de VI hasta el III a.C., se escribieron las primeras grandes obras de la filosofía china por escritores como: Confucio, Mencio, Laozi, y Zhuangzi entre otros.
  Kung (Confucio 551 a C.) fue el filósofo antiguo más influyente en su país, sobre todo después de su muerte. Se dedicó a enseñar y propagar las normas de urbanidad, buenas costumbres y fidelidad, así como el culto a la familia. Algunas de las muestras más antiguas del erotismo chino, son los ladrillos funerarios de terracota, algunas veces esculpidos y pintados con motivos eróticos, esta expresión pertenece a la dinastía Han (206 a. C. – 220 d. C.). Para esas fechas aparecieron textos escritos sobre el arte erótico y el amor. El Yin y el Yan son en una de sus disímiles acepciones, una referencia sobre la diferencia sexual, cuestión muy vigente y valorada en todas las escuelas filosóficas chinas, particularmente en el taoísmo. La literatura erótica China, tiene su primera aparición con una novela naturalista en lengua vernácula (baihua) a finales de la dinastía Ming: Jin Ping Mei o El ciruelo en el vaso de oro, de Lanling Xiaoxiao Sheng, describe la sexualidad de un modo gráficamente explícito. Le seguirán otros escritores tan sensuales como Song Yu (S.III a.C.) en la poesía:

…Cuando partía, ella dijo:
“Vivo en la vertiente soleada del Monte de las Hechiceras,
donde la cumbre se hace inexpugnable.
Por la mañana soy nube del alba,
por la tarde lluvia que se desliza.
Cada aurora, cada atardecer,
Al pie de la Terraza del Sol”.

Gaotang Fu, De: Song Yu (s.III a.C.)

La literatura China no es considerada de las más antiguas, ya que las ejercidas en Egipto y el Cercano Oriente la supera en miles de años, sin embargo, es una de las que ha llevado una mayor y armoniosa continuidad en la historia. Debido a los valores tradicionales impuestos por medio de la estricta ética de Confucio, el erotismo literario no encontró buen campo para un desarrollo abierto; en su lugar, los escritores utilizaron por largo tiempo la autocensura y mucho simbolismo, metáforas y dobles sentidos para las palabras. No obstante, el confucionismo se empeñaba en el deber y la obligación del hombre en casarse para perpetuar el linaje familiar, principalmente procreando niños varones, pero sin dejar de considerar aceptable que el casado tuviera amantes femeninos y/o masculinos. El taoísmo por su parte presta toda su atención en las energías femenina y masculina —el Yin y el Yan— y en la creencia de que en una relación heterosexual, se cargan y descarga de Yin y Yang respectivamente, creándose así una estabilidad enérgica basada en la armonía. Consideran que en las relaciones homosexuales los hombres tienen las de perder, ya que en el ambos mortales, dilapidan energía yang sin recargarse de ying, lo que reduce sus energías y los debilita tanto que pueden indisponerse. No pasa lo mismo con el contacto sexual entre mujeres, consideran que entre ellas no hay pérdidas de energías ya que son ilimitadas sus capacidades energéticas. Caso curioso, en el taoísmo se considera que los homosexuales son personas más equilibradas que los heterosexuales, sobre todo los hombres por su gran carga de Yin. Tampoco los budistas rechazan la homosexualidad, porque nunca prestan mucha atención al sexo.
  Aunque hay tradición de literatura erótica china, no es muy conocida debido a que una gran parte de esas escrituras fueron quemadas por diferentes gobiernos. Una de las formas de representación del erotismo en la China Antigua fue la utilización de los caracteres en la escritura; por medio de ellos los escritores enviaban mensajes eróticos. A la hora de estudiar esta interesantísima literatura, primero hay que ir a los investigadores que han desentrañado el simbolismo en la misma, ellos han logrado dilucidar por ejemplo que, montaña = pene y falo, y que valle = vagina. Así las cosas, los términos, abrir, cerrar, elevar, bajar, entre, etc. deben ser interpretados según el contexto en que están utilizados. En la literatura China podemos encontrar una fuerte tendencia hacia la literatura homoerótica, no olvidemos que son los hombres los que tienen el poder de la escritura.
  La civilización India data de hace 9.000 años, tal vez más, y se formó en Bhimbetka en el actual estado de Madhya Pradesh. Restos de humanoides muestran que la India comenzó a poblarse entre los años 200.000 y 700.000 a.C., por lo que no sería inexacto considerar que es justamente allí donde surgen los primeros pobladores humanos.
  Luego de establecida una civilización con profundas incidencias en el comercio, la industria, ingeniería y arquitectura, los arios, un pueblo procedente de la Bactriana, noroeste del continente, invaden la India por El Valle del Indo —entre los ríos Saraswati y el Indo— exterminando a los tibetanos establecidos en las faldas del Himalaya y ocupando la cuenca del río Indo hasta el mar. Los sabios y/o sacerdotes arios escribieron libros sobre estas contiendas. Son cuatro libros: Rig-Veda —saber de las plegarias—; Rama-Veda —saber de las melancolías—; Yogur-Veda —saber de los ritos—; y Atharva-Veda —saber de los encantamientos—. Primero se trasmitieron oralmente y luego fueron escritos en hojas de palmeras. Son indispensables dentro de la literatura para desentrañar los misterios de la religión, costumbres y moral primitiva India. La literatura india antigua tiene su basamento en lo religioso y filosófico, y se escribió en sánscrito. Esos libros contienen melodías, rituales, palabras mágicas, himnos y poemas, en los que podemos encontrar también la adoración al fuego en todos sus vínculos con la religión, espiritualidad, sociedad y lo erótico, por supuesto implícito.

¡Oh Agni! ¡Fuego sagrado! ¡Fuego purificador! Tú que duermes en el
leño y subes en las llamas brillantes sobre el altar, tú que eres el corazón
del sacrificio, el vuelo osado de la plegaria, la chispa divina escondida en todas las cosas y el alma gloriosa del sol.

(Anónimo)

Más tarde por medio de luchas civiles, los arios se adueñaron de la llanura del Ganges y posteriormente colonizan el Decán y la Isla de Lanca o Trapobana —hoy Ceilán—. Todas estas luchas generan dos de las obras épicas más antiguas: el segundo poema más largo del que se tiene conocimiento —Primeros fueron los Cuentos tibetanos de Gesar— gran epopeya religiosa, filosófica y mitológica de India: El Mahabarata. Es una historia de reyes, sabios, dioses y demonios y trata de educar sobre los que consideraban los cuatro objetivos de la vida: artha (riqueza), kama (placer), dharma (deber religioso) y mokṣa (salvación). Podemos ver como el placer se ubica entre una de las principales razones de la existencia en la antigua India. El otro libro es El Ramayana, otra de las más importantes obras épicas escritas en sánscrito. Cuenta como Sita, esposa del rey-dios Rama, es raptada por el demonio Ravana. Como ocurre con el Mahabarata, el libro no se limita a esa narración, se encuentran otras espirituales, filosóficas, enseñanzas de los sabios etc. Estas dos obras épicas son la base estructural de toda la posterior cultura india, su influencia ha llegado a todas las ramas del arte y la literatura como también al mismo pueblo.
  El erotismo en esta sociedad también podemos encontrarlo en el templo budista de Mahabodi, que contiene imágenes de Buda representando sus dos encarnaciones femeninas con desnudos eróticos; y también, en cultos místico-eróticos, en los que se utilizan símbolos fálicos y ritos orgiásticos. Su mitología representa al sexo como ejecutor de hechos históricos-religiosos, sin embargo, el erotismo era una práctica un tanto ingenua y hasta humorística, que tenía más de didáctica que de cualquier otro tipo de intención alevosa o perversa, se consideraba el uso del sexo y el placer que conlleva como símbolo de santidad. Basta con ojear las ilustraciones o leer los textos del Kamasutra —obra clásica y cumbre de este tipo de literatura, adjudicado al escritor Mallinaga Vatsyayana—para darnos cuenta de estas aseveraciones.

Hay dos clases de eunucos, los que se disfrazan de hombres y los que se disfrazan de mujer… Los eunucos disfrazados de mujeres imitan su indumentaria, habla, gesticulación, ternura, timidez, simplicidad, dulzura y cortedad. Los actos ejecutados en el Jaghana, o parte media de las mujeres, se realizan en la boca de estos eunucos, y esto se llama auparishtaka. Estos eunucos derivan su placer imaginativo y su subsistencia de esta clase de cópula y llevan la vida de las cortesanas…
Los eunucos disfrazados de hombres mantienen ocultos sus deseos, y cuando desean algo llevan la vida de los masajistas. Bajo el pretexto del masaje, un eunuco de esta clase abraza y atrae hacia sí los muslos del hombre al que masajea, y luego toca las junturas de sus muslos y su Jaghana o porción central de su cuerpo. Luego si la linga del hombre sufre una erección, la oprime con sus manos y bromea sobre su estado.
Si después de esto y a sabiendas de su intención, el hombre ordena al eunuco que se detenga, este continúa por su propia cuenta e inicia la cópula. Por al contrario, si el hombre le ordena hacerlo, entonces discute con él y finalmente accede, aunque a regañadientes…

Oficios de eunucos (fragmento)
De: KAMA-SUTRA
(Mallinaga Vatsyayana, India s. I a VI)

El sabio Mallinaga Vatsyayana fue un filósofo de la India que vivió entre los siglos I y VI después de cristo, ocupó el trono de autoridad en temas eróticos de su época, gracias a este documento que no es otra cosa que una propuesta didáctica de cómo conquistar el espíritu. Su hipótesis radicó en educar en el ejercicio sexual, para de esta forma ahuyentar la curiosidad causante de perversiones carnales. Aseguraba que logrando el conocimiento de los misterios del sexo, se puede llegar al goce sexual con beatitud. Entre sus interesantes capítulos se encuentran: “El arte de abrazar”, “Arte y técnica de besar” y “Actitudes durante la comunión sexual” entre otros. El Kama Sutra es un tratado psicológico de cultura erótica, escrito con refinamiento y que el mundo occidental ha vulgarizado en su empeño por satirizarlo todo. Atentos lectores, la sátira muchas veces como en este caso, es un arma que oculta una enorme ignorancia en el tema.
  Entre los poetas hindúes relevantes encontramos a Kalidasa —considerado el más grande escritor de la India—, también fue sacerdote y dramaturgo, su drama The Recognition of Shakuntala, escrito en sánscrito, es considerada por muchos como la obra más lograda de la literatura hindú de todos los tiempos; en la que canta la pasión entre Chakuntala y Duchyanta. Otro de los grandes es Bhartrihari apreciado como maestro de la poesía erótica, y autor de Las tres centurias, obra que describe la esencia de las tres etapas de la vida del hombre: amor, acción práctica y renuncia.
  Del antiguo Oriente, los últimos pueblos civilizados que nos atraen son: los hebreos de Palestina, y los fenicios del Líbano (cartagineses en la parte norte de África) Aunque hoy físicamente tenemos pocas huellas de esos pueblos, hay dos razones de importancia para este trabajo, por lo que los tocaremos brevemente: La Biblia y El Alfabeto.
  Los hebreos o judíos, son un pueblo semita que según La Biblia son originarios de Ur, en Caldea, Mesopotamia. Eran un pueblo errante que inició la conquista de Canáan por el año 1200 a.C. Se consideran los precursores de la religión cristiana, ya que impusieron al mundo la creencia de un solo dios: Jahve o Jehová. Moisés fue el libertador de los judíos del cautiverio egipcio, y también, el creador y predicador de esa doctrina monoteísta, entregando a su pueblo los diez mandamientos como precepto y guía espiritual y social. Otro de sus grandes aportes a la historia es La Biblia, libro que recopila la historia antigua de los hebreos en la época de Moisés, del rey David, del rey Salomón; la división del pueblo en el reino de Israel y de Judá; la vida y labor de los profetas Elías, Amós, Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel. Posteriormente se le agregó otra parte llamada Nuevo Testamento.
  La Biblia es un libro mítico y místico, metafórico y simbólico; recoge “todos los libros”: Las leyes mosaicas, la historia y la vida vetusta del pueblo de Israel, filosofía y sabiduría, la religión —por supuesto— y literatura del pueblo hebreo antiguo. Fue escrito primero en hebreo, arameo y griego durante un dilatado período de 1000 años (900 a.C. – 100 d.C.); lo que le brinda un lugar en el Canon de las Escrituras Hebreas, Griegas y Latinas. Luego lo reunieron en la Biblia Hebrea (Tanaj, Antiguo Testamento para los cristianos) y posteriormente fue incluido El Nuevo Testamento, que contiene historias de pueblos antiguos, Evangelios, Acta de los Apóstoles etc. Conforman en su conjunto la actual Biblia Cristiana. En las historias contadas, están presentes las relaciones amorosas de varios tipos, pero sobre todo las de varón-hembra; también se desarrollan el sexo, la violencia, la venganza, y mucha sensualidad y erotismo. Estos últimos aspectos, sentimientos y emociones, resaltan por la significación que se le atribuye al hombre y también a la mujer: …dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán dos en una carne. Ya a partir del Génesis comienzan historias en las que casi siempre están mezclados, la sensualidad, el erotismo y todo lo que se desprende del sexo: Adán y Eva caen en la desobediencia y consuman el pecado original, Abraham y Sara cometen la falta de mentira al hacerse pasar como hermanos, los incestos de las hijas de Lot y de Amnón y Tamar, la bigamia de Jacob, el adulterio de David con Betsabé, los tormentos de Sansón y Dalila, y los amoríos múltiples de Salomón y la reina de Saba, entre muchos otros.
  Uno de los libros centrales, incomparable en los temas del amor, el erotismo y el sexo de La Biblia, es sin dudas, El Cantar de los cantares. Posiblemente el más polémico de todos los incluidos, por aquello de los dos perfiles interpretativos fundamentales: el alegórico, simbólico y espiritual, propuesto por la Escuela de Cesarea, y el lineal, que propugna la Escuela de Antioquia. Ambas escuelas se contraponen rechazándose una a la otra.
  La Escuela de Cesarea y sus seguidores plantean, que la interpretación alegórica de El Cantar de los Cantares debe regirse por los siguientes elementos:
  Debe considerarse al esposo como la figura de Dios.
  Debe considerarse a la esposa como la figura del alma humana.
  Debe considerarse al matrimonio como la unión del alma con Dios.
  Debe considerarse a los coros de amigos y amigas como la iglesia y comunidad cristiana.
  Tal vez estas imposiciones —aunque se use el verbo deber y no tener— hayan dado resultado hace muchos años atrás, pero en los momentos que corren, nos resulta ofensivo que quieran hacernos creer tales alegorías. La Escuela de Antioquía es la que bien se acerca a nuestra forma moderna de interpretación, al propugnar una interpretación bíblica lineal y directa sobre el amor.
  La Biblia en sí, es un libro con grandes connotaciones amorosas, y el centro en ese tema son los bellos y eróticos versos de El Cantar de los cantares. El libro supuestamente escrito por Salomón, describe el amor y las penas entre dos enamorados, precisamente Salomón y Sulamita su esposa. Comienza a llamar la atención desde el propio título por haber sido concebido superlativamente. La intención del uso de este recurso para su engrandecimiento, realmente surtió el efecto que se esperaba, pero no sólo por el título sino también por la grandeza de su contenido, la intensidad y fuerza expresiva, el lenguaje utilizado, así como la acentuación poética tradicional y la lírica manejada. No obstante a la aparición de varias voces en las escenas de los versos, el libro es un todo, un largo y bello poema, El Cantar… —puedo decirlo sin pretensión adoctrinadora, pero también sin ninguna duda— es el más grande libro que canta y celebra la sensualidad, el amor y el erotismo en la antigüedad, y uno de los más grandes de todos los tiempos. Para muestra los expongo a estos versos:

ELLA:
¡Que me bese
Con los besos de su boca!
Tus amores son un vino exquisito
suave es el olor de tus perfumes,
y tu nombre, ¡un bálsamo derramado;
por eso, se enamoran de ti las jovencitas.
¡Llévame! Corramos tras de ti.
Llévame, oh Rey, a tu habitación
Para que nos alegremos y regocijamos,
Y celebremos, no el vino, sino tus caricias.
¿Cómo podría no quererte?
…………………………………………
EL y ELLA:
Mientras el Rey estaba en su aposento
se sentía el olor de mi perfume.
Mi amado es para mí, bolsita de mirra
cuando reposa entre mis pechos.
Mi amado es para mí, racimo de glicina
en las viñas de Engadí.
¡Oh mi amor, qué bella eres,
qué bella eres con esos ojos de paloma!
Amado mí, ¡qué hermoso eres,
qué delicioso!
Nuestro lecho es sólo verdor.
………………………………………..
Estoy sentada a su sombra deseada
y su fruto me es dulce al paladar.
Me llevó a una bodega de vino:
su divisa de amor estaba encima de mí.
Pásenme pasteles de pasas.
Reanímenme con manzanas,
porque estoy enferma de amor.
Su izquierda se desliza bajo mi cabeza,
y su derecha me abraza.
Hijas de Jerusalén, yo les ruego
por las gacelas y las cabras del campo
que no despierten ni molesten al Amor
hasta cuando ella quiera.
………………………………..
EL
¡Qué amorosas son tus caricias,
hermana mía, novia mía!
¡Más delicioso es tu amor que el vino!
Y el olor de tus perfumes
supera cualquier otro.
Los labios de mi novia
Destilan pura miel;
debajo de tu lengua
se encuentra leche y miel,
y la fragancia de tus vestidos
es la de los bosques del Líbano.
……………………………………..
He entrado en mi huerto,
hermana mía, novia mía,
he tomado mi mirra con mi perfume,
he comido mi miel en su panal,
he bebido mi vino y mi leche…
………………………………………
ELLA
Guárdame en tu corazón
como tu sello o tu joya,
siempre fija a tu muñeca.
porque es fuerte el amor como la muerte,
y la pasión, tenaz como el infierno;
y sus flechas son como dardos de fuego,
Como la llama de Yavé.
¿quién apagará el amor?
No lo podrán las aguas embravecidas,
vengan los torrentes,
¡no lo ahogarán!

“Cantar de los cantares” (Fragmentos)
La Biblia (Viejo Testamento) Editorial Verbo Divino (1995) p.1044 – 1056.

El cristianismo ha querido constantemente desvirtuar los variados significados y significantes del amor con respecto al sexo y al erotismo, fundamentalmente trasladándolos todos en uno sólo: el amor grande, el amor a Dios; para ello incluso ha sustituido en varias ocasiones palabra: Amor, por Caridad, ya que en tiempos antiguos ambas palabras tenían el mismo significado. Pero el habla popular ha cambiado el segundo significado, señalándolo como: misericordia, compasión, piedad y hasta limosna. Y aunque todos esos significados son determinados por un amor intrínseco, no es él en sí. Las traducciones que hoy utilizan caridad por amor, eliminan la fuerza e identidad de la palabra. Todo esto surgió —entre otras razones— a partir del temor por la variada interpretación que pudiera surgir de las apasionadas palabras de los apóstoles. Veamos por ejemplo unas de las más bellas palabras con que en el mundo, se ha interpretado el concepto Amor.

Aunque hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si me falta amor sería como bronce que resuena o campana que retiñe.
Aunque tuviera el don de profecía y descubriera todos los misterios –el saber más elevado–, aunque tuviera tanta fe como para trasladar montes, si me falta amor nada soy.

Aunque repartiera todo lo que poseo e incluso sacrificara mi cuerpo, pero para recibir alabanzas y sin tener el amor, de nada me sirve.
El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no aparenta ni se infla. No actúa con bajeza ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira y olvida lo malo.
No se alegra de lo injusto, sino que se goza de la verdad. Perdura a pesar de todo, lo cree todo, lo espera todo y lo soporta todo.
El amor nunca pasará. Las profecías perderán su razón de ser, callarán las lenguas y ya no servirá el saber más elevado. Porque este saber queda muy imperfecto, y nuestras profecías son también algo muy limitado; y cuando llegue lo perfecto, lo que es limitado desaparecerá.
Cuando era niño, hablaba como niño, pensaba y razonaba como niño. Pero cuándo me hice hombre, dejé de lado las cosas de niño. Así también en el momento presente vemos las cosas como en un mal espejo y hay que adivinarlas, pero entonces las vemos cara a cara. Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré como soy conocido.
Ahora, pues, son válidas la fe, la esperanza y el amor; las tres, pero la mayor de estas tres es el amor.

“No hay nada más perfecto que el amor”
San Pablo. Corintios 13
La Biblia (Nuevo Testamento) Editorial Verbo Divino (1995) P.414-416.

San Pablo le da al amor la identidad de libertad que le pertenece, de sentimiento autónomo, soberano, libre de trabas y tabúes. Poniendo en claro su carácter universal. Existen muchas otras historias bíblicas que nos llevan también por el camino del erotismo: Salomé, Juan Bautista y La danza del vientre. Todos conocemos la historia de cómo Bautista cae rendido ante lo que podemos considerar el primer caso de striptease en los anales de la historia. Pero curiosamente el momento erótico de la narración no está en lo excitante de la desnudez, sino en el juego provocador del desvestir, sin llegar a concretarse la visualización de lo oculto. El hombre pierde literalmente la cabeza —que termina en una bandeja— no por la posesión del cuerpo sino en la enorme carga erótica y seductiva de un baile. Sansón, Dalila y su risa sensual. Muy conocida también es esa historia que aparece en el bíblico Libro de los Jueces (capítulo 16). Donde la hembra seduce con su risa tentadora al guerrero indomable, que se somete a sus encantos. Sansón es traicionado por Dalila porque se cree invencible, y cae en las redes seductoras del erotismo entregando su secreto —la fuerza en su cabello— para que ella dominante se lo corte.
Y con ese corte nos detenemos hasta el próximo capítulo.

 

Ena Columbié (Foto de Axel Stein)

Ena Columbié
(Foto de Axel Stein)


 

ENA COLUMBIÉ (Guantánamo, Cuba). Escritora y artista gráfica. Licenciada en Filología. Ha publicado los poemarios: Ripios y Epigramas (2001), Ripios (2006), Solitar (2012) e Isla (2012). En narrativa: Dos cuentos (1987), la antología Las horas (2011), el cuaderno de crítica literaria El Exégeta (1995), y Luces (Editorial Silueta, 2013). Textos suyos han aparecido en las antologías Lenguas Recurrentes (1982), Lauros (1989), Epigramas (1994), Muestra Siglo XXI de la poesía en español (2005), La Mujer Rota (2008), y Antología de la poesía cubana del exilio (2011) entre otras. Codirige las editoriales, EntreRíos y AlphaBeta. Dirige el blog de ensayo y crítica de arte y literatura El Exégeta. Reside en Miami.

Anuncios

5 comentarios el “¿Erótico o pornográfico? (Parte II)

  1. María
    01/07/2014

    Esa Pitu es un crak

  2. Alberto Lauro
    06/07/2014

    me ha encnatado, querida ena, este trabajo precioso
    gracias
    alberto lauro

  3. lluviacuba
    07/07/2014

    Me ha encantado el articulo. Transpira investigación seria y oficio verdadero!! Felicitaciones a LaPitu, como siempre, dejandonos lo mejor de ella….

  4. lluviacuba
    08/07/2014

    Me ha encantado el articulo…LaPitu, como siempre, certera; transpirando investigación seria y ese extraordinario oficio que jamás la abandona.

  5. jose
    08/07/2014

    Excelente artículo, sobre un tema que como bien nos dice la autora es tan antiguo como nuestros ancestros, y donde se nota la mano de una profesional, que mediante un profundo trabajo de investigación nos hace recorrer toda esa compleja trama que envuelve las manifestaciones eróticas a través de nuestra historia y en las diferentes manifestaciones artísticas, tocando aquellos elementos que realmente nos indican de manera didáctica todo cuanto concierne al tema, con un lenguaje directo y sugerente no se puede menos que esperar con impaciencia su próxima entrega…

Los comentarios están cerrados.

Información

Esta entrada fue publicada el 28/06/2014 por en Ensayo.