Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

“Herejía” y otros poemas

ULISES QUINTANA DE ARMAS

 
Herejía

Poema de Isaac

 
Como quien se sabe a punto de escribir algo importante
como dueño de la sed y la palabra
cruzas el puente y las casas intercambian sus portales
descubres que existe una sospecha
una prueba que permite a los pasantes un saludo
que te deja hermanado como a un cómplice

Como quien crea un espacio donde desnudarse
y te brinda un lado oscuro a iluminar
a pintar en él tu mejor rostro
no importan ya las casas sin portales
encuentras en la yerba una nota
una piedra de mar un amuleto
una dirección dispuesta
marcas un número y te obsequian un abrazo

Cuánto de verdad puede abrigar una esperanza
si hay una daga
para cortar las alas y apresarnos
si hay una cruz
para entender una vez y perdonar
para aferrarse a dios
para igualarnos

Uno entiende que no es todo lo perfecto andar de más
aparentando
pero un amigo bien merece una herejía
una locura en la que todos se avienen al asombro
uno es feliz y nada importa
como el regreso de la ingenuidad
como un puente con los pasos de vuelta a la cordura
o una casa encontrando sus columnas
bajo un techo que aun le pertenece.
 
 
 
Pérdida De La Fe

“Sabía que tenía corazón,
que tenía sensibilidad,
pero no conseguía reaccionar
como esperaba…”
El beso de Peter Pan
Terenci Moix

 
Ah, ¡Si yo hubiese compartido esa alegría!
un niño más exponiéndose descalzo ante la lluvia
pero ya me auguraba un parecido extremo con aquellas horas
en que la sonrisa se dejaba ver más allá de mi ventana
cuánto murió entre esos momentos y otros
de paisajes descorridos
como la amenaza de un principio que no empieza
o un final que no termina nunca de burlarme

Ah, ¡Si yo hubiese jugado pelota con los otros!
siempre estaba faltando algo entre mis manos
signo invisible de una falta mayor que el arrepentimiento
por ello no fui puerta ni pasillo
tampoco frecuenté las noches en la esquina del barrio
por miedo a encontrar el puñal
que un día enterrarían en mi carne

Ah, ¡Si yo hubiese pedido mucho!
soñaba un abdomen tierno como pintar el horizonte
manos delicadas
una espalda aparecida y vulnerable a la sorpresa
pero solo cayos y vientres amargos
para igual satisfacer mis pasos por un lecho moribundo

Ramón,
sólo tú me llevas la ventaja
nadie como tú podría imaginar la vida en esa forma inmaculada
con ese asomo de muerte entre los labios
con la tristeza puesta al sol a calentarse
como un hueso más en un cristal que la vejez empaña

Yo hubiese corrido, sí
no al impulso de llegar primero a los brazos urgentes
sino por escapar del dolor de los vencidos
del desaliento
pero ésta  como otras
no sería nunca una pena compartida
solo un trozo de ventaja  otra vez  aniquilándome

Los niños que fui han sembrado su árbol del cariño
y de rodillas aguardan los primeros frutos
los amables gestos de quien pretende ser un sueño más
en aquella humedad que mis ojos malgastaron
tantos días festinados y tristes
mientras se escuchaba un himno de difuntos conformes
o el murmullo de las niñas inventándose algún novio

Tú no estás, amigo
pero sabes qué lenguaje llevaron las cartas
aferrándose al misterio de mis pasos turbados
eternos buscadores de la felicidad en filmes engañosos
donde un beso aun mutilado
podía ser la paz y el aplauso de los nuestros escondidos

Acaso lo sabes
porque un día tomamos juntos el tren
y la estación se fue a volar con sus bancos y equipajes al olvido
Se anunciaban las casas tan iluminadas
que era el sitio de la luz
del nacimiento
teñido de romance e inocencia
cual canto de aves conmovidas

Pero he vuelto, al final
a los parques que ayer me amenazaban
al temido cuadro del desdén y la postura
releyendo en el asombro tus postales desde Francia
nuevamente un niño ignorado en un país
donde la gente pretende en vano desterrarse la memoria

Ah, ¡Si yo hubiese perdido la fe!
pero más dolor descubren tus paisajes
un rayo de sol tendido en el delirio
un lamento
o la huella de una herida azul
como una ceja
abierta en la madrugada
cuando se escondía entre otros juegos
la cordura que siempre me acompaña.
 
 
 
Fabular La Mariposa

Por “M. Butterfly”
De David Cronemberg

 
He perdido
he apagado mi vida amando a una mujer perfecta
soñando sus maneras de hablar entre cortinas
Eras mi mariposa
urdías los colores  las alas
para volarme el rostro
y aliviar los fuegos que invadías con tu canto

Todos aguardan
esperan de mí el terrible final de un bufón que imita
y sufre la muerte que te has dado
En el espejo una copia de ti
una imagen que no logro salvar de la tristeza
ellos me observan
imaginando quizá el perfecto payaso
el drama que permita olvidar el enrejado
pero mira mis uñas
son tus manos con las que he armado el espectáculo
es la historia que creaste
quien me ayuda a fabular la mariposa

He perdido el aire que alcanzaba a respirar
el hijo que creía tener bajo tu amparo
entrecortando mis sueños con el lápiz de un espía
Aléjate
no quiero ver ya tu cuerpo
tu cuerpo no estaba cuando deshice los vestidos
aléjate
me cubro el rostro ante tus mentiras
esta mejilla es lo que busqué durante años
y acaricié dejando los ojos tras la puerta
pero ya no se dibuja para mí
ya no encuentro mi esclava

Ahora estoy en Beijing
Interpreto mi ópera con una voz pobre
Infeliz
han caído a la hoguera las perchas del teatro
los antifaces seductores quedaron contigo
con la furia que venciste las canteras

Termina el show

Aplaudan
cautivos
la tragedia de este cuerpo vacío
un hombre asesinó mi mariposa
y se ha echado a volar con sus mejillas puestas
con sus lágrimas exactas descorriendo los telones
mientras una marioneta cae inerte
con los hilos suspendidos en el aire.
 

Ulises Quintana de Armas (Foto cortesía del autor)

Ulises Quintana de Armas
(Foto cortesía del autor)

Ulises Quintana de Armas, Casa Blanca, La Habana, Cuba 1970. Poeta, curador y promotor cultural. Ha publicado en revistas nacionales y extranjeras, sus textos se han traducido al inglés y al búlgaro; trabaja con destacados artistas de la pintura, la fotografía y la cerámica de Cuba, Irán, Bulgaria, Turquía y Canadá.

Anuncios

Un comentario el ““Herejía” y otros poemas

  1. Jen
    29/03/2015

    Me gusta tu poema!!!!!

Los comentarios están cerrados.

Información

Esta entrada fue publicada el 07/03/2015 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: