Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

Impaciencia

ALBERTO QUERO

 
IMPACIENCIA1
 
    I
 
¿Cuál secreto me está siendo revelado
en esta hora de fragor y presentimiento?
El tiempo sólo me promete un horizonte blanquecino:
trato de halar la intermitencia de algo posterior,
algo que sea decisivo y permanente
y que pueda nombrar en esta búsqueda,
reciente y extensa.
Busco y no me importa resistirlo,
porque puedo superar cualquier escrutinio,
¿Se me ha dicho algo oculto en este momento
de hambre y de duda?
Recorro las anchas veredas de cosas que
todavía no suceden,
los ásperos declives de una espera que me señala
¿Se me ha iniciado en algún rito
que luego deba recordar
con frecuencia y sosiego?
Me preparo furtivamente para deslizarme en lo lejano:
ahora soy lo que aguardo
¿Bastará mi deseo para el traslado?
 
 
    II
 
¿Entrego algo o sólo sobrevivo
en el cercano estancamiento de estos días?
Acaso sólo escuche:
aun me desborda la amplia dilación
de este instante, agudo y complicado.
Descifrar y adquirir digo ahora,
¿pero a dónde conduce el sendero,
a veces imposible, de tanto lenguaje oculto?
Me pregunto si será suficiente conocer
los lentos procedimientos de la memoria,
sus vastos meandros.
Habré de añadir un traslado a la corriente
que me circunda
o esperar algún centro que me convoque
¿Quién está escondido detrás de esta hora,
abierta e interminable?
Sólo mis invocaciones y yo: artefactos para lo que sobra
Acepto el tiempo y el sigilo
escucho, pero sólo cuando escampa.
Dibujo todo lo que converge y lo que avizoro
en este momento angosto
porque ahora sólo disuelvo:
resido en la ausencia,
y espero que ello sea efímero
 
 
    III
 
¿Debo esperar otro recorrido?
Después de mucho,
se me ha dado la oportunidad
de permanecer silente,
escondido como el que está obsesionado
con una búsqueda encubierta.
El tiempo es el único enigma en el que puedo pensar ahora:
todo lo demás es sólo atrevido y tremendo,
magro y flexible.
Ahora estoy obsesionado con un prodigioso clamor:
cada astrolabio que poseo apunta a la misma petición.
Ésta es la espera por la cual debo rogar,
aquí están los emblemas de mi ansiedad:
bajo mis sueños ellos yacen
y regreso es la palabra para mi prisa.
Elusión la llamo ahora,
levedad y tal vez la ausencia de lo que
es más pausado.
Debo confesar que constantemente miro al cielo
tratando de recuperar un signo colosal:
la estrella desconocida bajo la cual debo navegar.
En este instante me recuerdo a mí mismo
mientras sigo buscando lo sabio y lo incondicional.
Todo debería ser menos distante,
o al menos eso espero:
actualmente paso la hora de mi niñez,
todavía inconclusa,
evitando mi larga ansiedad.
¿Qué conocimiento me espera,
me pregunto ahora,
cuando he descubierto que pertenezco
a una raza foránea?
Me escudo en esta distancia
que ahora se ha vuelto certera
Me escondo en una letanía subrepticia y clandestina
que a diario repito
durante las horas vacías de la espera..
¿Podré transformar la tardanza en inminencia?
Prefiero no llamar miedo a esta agitación
que me asedia,
apenas impaciencia.
 
 
————————————-

1 El primer poema de esta trilogía fue publicado el 26 de julio de 2015 en el diario Ekdin, publicado en lengua bengalí en Calcuta (India). La traducción fue hecha por el Dr. Dibyajyoti Mukhopadhyay. Los poemas II y III son completamente inéditos.

 

Alberto Quero (Foto cortesía del autor)

Alberto Quero
(Foto cortesía del autor)

Alberto Quero. Nació en Maracaibo, Venezuela. Narrador y poeta. Es Licenciado en Letras, Magister en Literatura Venezolana y Doctor en Ciencias Humanas por la Universidad del Zulia. Miembro de la Sociedad Iberoamericana de Escritores, Asociación Venezolana de Semiótica. Ha publicado cinco cuentarios: Dorso (1997), Esfera (1999), Fogaje (2000), Giroscopio (2004) y Aeromancia, (2006). También ha publicado un poemario: Los que vinieron (2013). Ha obtenido los siguientes premios: Mención de honor en la XII Bienal de Literatura “Eduardo Sifontes”(1997), Segundo premio en el concurso estudiantil de poesía de LUZ (1998), Primer premio en el concurso estudiantil de cuentos de La Universidad del Zulia (1999), Primer premio en el concurso de poesía de La Universidad del Zulia (2001), Premio “Andrés Mariño Palacio”, otorgado por la Gobernación del Estado Zulia a escritores noveles (2002), Primer premio en el concurso de poesía “Por una Venezuela literaria”, Editorial Negro Sobre Blanco (2013). Textos suyos han sido recopilados en Los espejos plurales (Poesía, Universidad del Zulia, 2000) y en Cuentos de monte y culebra (Cuento. Universidad de Los Andes, 2004). Ha sido incluido en dos diccionarios de personalidades Diccionario General del Zulia (1999) y en Quiénes escriben en Venezuela (2005).

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 22/04/2016 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: