Revista Conexos

Una revista de arte y literatura, sin fronteras generacionales ni geográficas

Carretera sobre el pantano y otros poemas

MICHELL PÉREZ ACOSTA

 
Carretera sobre el pantano
 
Ella regresa de algún sitio
donde todo gesto humano pueda quedar impreso al sol
como un grabado de Goya
donde se le permita desplegar el cuerpo
como un tapete
sobre la arena
donde las plataformas de petróleo no puedan verse
desde los bungalows
y el viento la despeine
frente al mar.
No le falta un poco de nostalgia a este regreso
una escolta de cipreses
un codo en la vestidura del vehículo
un espejo lateral dispuesto a repetirla
un antebrazo que se extiende
hasta una mano donde se apoya
la barbilla
de un rostro
recubierto por el tedio.
Por una carretera que a ratos pisa la hierba que se afinca
sobre el pantano
ella regresa
de algún sitio con marismas
del consuelo que tuvo en esa oquedad
bajo una hilera de palmeras.
Es bucólica la estampa y cabe un esposo
y caben hijos
y cabe una réplica de la felicidad.
 
 
 
Li Tai Po
 
Se ve algo
–le nombro recurso–
sobre las cabezas de Li Tai Po y el dinástico Tang
un bolsón transparente
una aureola que los embelesa.
De tal manera se representa en el lienzo a estos
de tal manera se pretende aligerar el peso de las estaciones.
Li Tai Po es alguien quizá no apto del todo para enfrentar la vida
sus meandros.
Enfría el cuerpo bajo la noche desnuda del Oriente
vacila
comparte esquivo en la taberna
un banco de rústica madera.
El Tang de turno firma decretos
saborea manjares de la India
reposa sobre la seda y el terciopelo
protege las fronteras con batallones de muertos.
Li Tai Po pierde los dientes mascando tofu
goza del vino
viaja en una mula incansable como él
graba su huella en el polvo de los caminos.
El Tang de turno corteja a Yang Guifei
le ofrece lichis
le corta la cabeza y pierde la suya.
Li Tai Po desposa a cuatro mujeres
muere en una garganta del Yang-Tsé
abrazado al reflejo de una luna que se lo lleva río abajo.
 
 
 
Piedra y yo
 

que la marea respira
sobre la línea que tracé
en el pilote
que voy y vengo hasta allí
pero nadie sabe a dónde
que condeno al destierro
la piedra que al mar lanzo
y que algún día
–breve será mi parábola–
nos reencontraremos
la piedra y yo.
 
 
 
Silencio
 
El silencio
es el filo
de la rama
que corta
al viento
y le da voz
 
 
 
Similar a una grieta telúrica en formación
como una tabla el cuerpo se rajó.
C/rujía mientras.
Al verlo
el recuerdo de la queja de una grieta
telúrica
en formación
ayudó a moldear criterio
sonoro al menos
del hecho.
Siendo así
la evocación permitió superar
sin sobresaltos
el efecto resultante del contacto visual con un cuerpo
que se desmiembra
como si fuera una tabla que se raja
y c/ruje
similar a una grieta telúrica en formación.
 
 

Michell Pérez Acosta
(foto: cortesía del autor)


 

Michell Pérez Acosta (Boyeros, La Habana, Cuba. 1970) Ha ganado premios literarios en el género Poesía en Cuba y España. Textos suyos aparecen en antologías, revistas literarias y otras publicaciones periódicas de –que sepa el autor– Cuba, España, México, Costa Rica y Estados Unidos. Fe voluble obtuvo Mención en el Concurso Internacional de Poesía Lamás Médula (Buenos Aires, Argentina. 2013). Su libro Pasajero del Invierno se publicó en Cuba en 2001. Es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana.

Un comentario el “Carretera sobre el pantano y otros poemas

  1. Juan C. Mirabal
    11/02/2021

    Los diafruté, me gustaron, los releí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada el 07/02/2021 por en Poesía.
A %d blogueros les gusta esto: